Técnicas desafortunadas para encontrar empleo

Por más desesperado que estés al buscar empleo y no encontrarlo, existe una especie de decálogo de las “cosas que no debes hacer” para ofrecerte laboralmente.

Pidiendo trabajo de manera desesperada

Cuando buscamos empleo sin encontrarlo solemos plantearnos si las técnicas que utilizamos son las adecuadas, si estamos acudiendo a las personas indicadas, si acaso debiéramos ampliar nuestro campo de acción, bajar las pretensiones o acudir a nuevos nichos aunque nos hayan parecido siempre ajenos.

Varios meses de búsqueda sin resultados conllevan a ejecutar acciones desesperadas, de resultados poco probados pero que, sin embargo, permiten al solicitante sentirse más activo; aunque no necesariamente acabe con un trabajo por haberlas usado.

Nos referimos a ciertas técnicas desafortunadas que se han utilizado, se utilizan y que probablemente te hayas planteado utilizar si acaso llevas ya varios meses enviando currículos, presentándote a entrevistas laborales, haciendo Networking y todo cuanto hemos recomendado en este blog para incrementar tus chances de emplearte, pero sigues sin conseguirlo.

Algunas de las técnicas no tradicionales para encontrar empleo parecen una broma, pero en realidad fueron usadas por alguna/s personas que sintieron la necesidad de reformular su estrategia para dar con un trabajo.


* Colocar carteles de sí mismo en el estacionamiento de la empresa donde se quiere emplear.
* Enviar un currículum con souvenir de sticky notes perfumadas para el selector de empleo.
* Anunciar su candidatura con un telegrama cantado.
* Billetes de lotería enviados con su curriculum vitae.
* Contratar una valla publicitaria para colocar sobre la calle que conduce a la empresa y listar en ella sus títulos.
* Delivery de comida china gratis, incluyendo una galleta de la fortuna con su nombre y número.

No se puede decir que alguna de estas técnicas haya deparado un empleo a quien las ejecutó, sobre todo si acaso un selector fue víctima de más de una; pero -lamentablemente- la lista de técnicas desafortunadas sigue:

* Un demandante envió seis tarjetas postales, cada una era una pieza de un rompecabezas con las que el selector podía formar su curriculum vitae.
* Un candidato envió un cartón de huevos con huevos falsos y un mensaje diciendo que entrega ideas frescas al día.
* Un cazador del trabajo utiliza un edificio de oficinas en la calle para publicar sus títulos en un gran cartel.
* Otro envió un guante de béisbol y dijo que quería ser parte del equipo.
* Una mujer escribió su nombre en pelotas de golf y los envió a los ejecutivos que estaban contratando.

Creativo, sí; desesperado, también.

El hecho de esta “creatividad” a la hora de solicitar empleo no indica que acabes con el trabajo porque le has robado una sonrisa al selector o has conseguido acercarle ese mensaje al que se estaba negando -sin saber lo que se perdía-; la verdad es que estas técnicas demuestran desesperación y nadie quiere contratar a una persona desesperada.

Por el contrario, muchos especialistas coinciden en que el solicitante pasivo es el mejor candidato.

Fotografía: Green4all en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...