Qué revela de ti tu lenguaje corporal en una entrevista de trabajo

Cuando acudes a una entrevista de trabajo, además de examinar lo que dices, estarán pendientes de cómo lo dices. ¡Cuida tu lenguaje corporal!

Trata de ser consciente de lo que haces con tus manos, piernas y pies e intenta tener el control de tus movimientos

Sobre las entrevistas de trabajo hemos hablado y mucho. No es para menos, se trata de una instancia sumamente definitoria en la búsqueda de empleo que puede signar el resto de tus años de carrera o una puerta que se cierra hacia el empleo que buscas.

Alcanzar la instancia de una entrevista laboral no es algo sencillo, primero debiste causar buen impacto con tu Currículum Vitae o tu perfil en las redes sociales, quizás debiste impresionar a alguien con un comentario en un evento de Networking o bien, un conocido en común te consiguió una entrevista a uno de esos puestos de trabajo que no se publican en los medios habituales.

En cualquier caso, llegar hasta allí no fue fácil y no puedes desaprovechar la oportunidad de quedarte con el puesto. Es por ello que es importante la presencia, la comunicación con tu interlocutor y el entusiasmo que puedas transmitirle, también por medio de tus gestos.


De hecho, el lenguaje corporal deficiente puede descarrilar una entrevista, independientemente de cuán seguro hayas hablado o cuán interesante suenes. El lenguaje corporal es una parte tan importante de tu estilo de comunicación como lo son las palabras que pronuncias, pues se trata de cómo las dices y, en ello, pocos segundos bastan para causar una buena o mala impresión.

Considera el primer paso para entrar en una entrevista: el apretón de manos.

Si bien puede tomar menos de 10 segundos para completar un apretón de manos, en ese momento, el entrevistador ya ha desarrollado una impresión de tu personaje basado en el contacto visual y la firmeza de tu saludo. Un apretón de manos débil y la falta de contacto con los ojos puede dar la impresión de que eres tímido e inseguro. Un apretón de manos sincero y firme con el contacto visual expresa la profesionalidad y la confianza. Por lo tanto, debes tener cuidado con tu apretón de manos y empezar la entrevista con una impresión positiva.

Una vez iniciada la entrevista y comenzado a hablar de ti y de la empresa, trata de ser consciente de lo que haces con tus manos, piernas y pies e intenta tener el control de tus movimientos aunque estés concentrado en temas de una conversación profunda.

Ser consciente de tu propio lenguaje corporal y también leer el lenguaje corporal del entrevistador puede ayudarte a tener pautas acerca de cómo el interlocutor está respondiendo a lo que dices y cómo lo dices. La entrevista puede comenzar muy formal, pero a medida que ambos se conocen entre sí, el estado de ánimo puede relajarse y es posible adaptar tu lenguaje corporal para llegar al clima que el entrevistador puede estar provocando; por lo tanto, no te mantengas en una postura distante si acaso tu interlocutor te ha invitado a relajarte.

Así, no hay una regla absoluta en torno al lenguaje del cuerpo, pero sería conveniente evitar algunos gestos que pueden ser mal interpretados. Puede preparar adecuadamente tu lenguaje corporal antes de ir a una entrevista y mirarte en el espejo al actuar cómo presentarte y hablar. Otra forma útil es simular una entrevista y grabar en vídeo para luego repasar tu lenguaje corporal, tomar conciencia y corregir las áreas problemáticas de tus gestos durante la comunicación.

Fotografía: jeffedoe en Flickr.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...