Los pecados capitales de la entrevista de trabajo

Con un mercado de trabajo complicado en el que llegar a una entrevista de trabajo ya es un logro en sí mismo, independientemente de sus resultados, incluso los pequeños detalles durante una entrevista de trabajo pueden resultar determinantes de que consigas o no un puesto de trabajo.

Ten en cuenta que tu primera impresión puede llegar a ser la última si no prestas atención a los detalles y es por ello que hemos detallado una lista de errores que pueden costarte caro durante una entrevista de trabajo:

1. No llegar tarde a la entrevista
No importa que tengas la excusa perfecta y que la misma sea verdad: el tren se detuvo, el coche se averió, etc. Importa que hagas lo imposible por llegar a horario.

2. No te presentes sin estar preparado
Parece simple, pero un sinnúmero de personas acuden a entrevistas de trabajo, sabiendo muy poco sobre la compañía que los está entrevistando, cuando todo lo que hay que hacer es una simple búsqueda en Google para averiguarlo. Como resultado, terminan por hacer preguntas obvias, que indican al entrevistador que son demasiado perezosos para prepararse.


3. No preguntes acerca de salario, beneficios, gratificaciones
Tu primera entrevista con una empresa no debe ser sobre lo que la empresa puede hacer por ti, sino sobre lo que tú puedes hacer por la empresa. Esto significa que la entrevista no es el momento de preguntar acerca de la indemnización por despido, vacaciones o plan de salud. En su lugar debes estar vendiéndote y demostrando por qué la empresa no puede vivir sin ti.

4. No te concentres en las funciones futuras antes de tener el puesto
La entrevista de trabajo no es el momento ni el lugar para preguntar acerca de las oportunidades de promoción o cómo convertirse en el CEO. ¡Tienes que ser interesado en el trabajo para el que te están entrevistando. Claro, una compañía quiere ver que eres ambicioso, pero también quieren garantías de que los contratados sean los que se comprometan con el trabajo.

5. No subestimes la pregunta de tus debilidad convirtiéndolas en algo positivo
Si cuando te preguntan acerca de una debilidad dices que trabajas muy duro o eres demasiado perfeccionista, lo más probable es que pierdas seriedad para el entrevistador. En su lugar, intenta ser honesto y llegar a una debilidad que puede ser mejorada y no arruinar tus posibilidades de conseguir un trabajo.

6. No mientas
Mucha gente exagera su experiencia o habilidades en una entrevista de trabajo, pero la mentira puede ser una manera segura de no ser contratado.

7. No pregunte si hay alguna razón por la que no debas ser contratado
Algunos entrevistadores terminan las entrevistas ofreciéndote conocer “si existe alguna razón por la que no te contratarían”. Mientras que la pregunta puede darte una idea de dónde estás parado y brindarte la oportunidad de abordar cualquier preocupación, no hay garantía de que el entrevistador vaya a ser sincero contigo ya que ni siquiera ha procesado bien tu información como para tenerlo claro.

Fotografía: Victor1558 en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...