Los 7 propuestas para mejorar tu CV antes de terminar la universidad

Los titulados universitarios suelen presentar currículos vitae idénticos. Si quieres diferenciarte del resto de compañeros de carrera antes de dar el salto al mercado laboral, puedes empezar a trabajar en estos 7 puntos a destacar en tu currículo.

cv

El acceso al mercado laboral puede ser duro para los jóvenes universitarios recién titulados, unos perfiles que suelen acusar la falta de experiencia laboral o de conocimientos demandados por las empresas de su sector. Es aún más difícil el proceso de encontrar el primer empleo cuándo debe competirse con otros jóvenes con idéntico currículo vitae; seguro que existen muchas diferencias entre vosotros pero la trayectoria académica y profesional no te permite diferenciarte del resto.

Con el objetivo de suavizar la transición del mundo académico al laboral y conseguir destacar entre los curriculum viate de egresados universitarios, deberías utilizar tus años en la universidad para algo más que estudiar. ¿No sabes por dónde empezar? Estas son algunas propuestas para mejorar tu currículo mientras estás en la universidad:

1. Hacer unas prácticas o pasantía durante el curso

Las prácticas laborales tienen la ventaja de ser compatibles con los horarios de clase, de tal modo que tus responsabilidades laborales no interferirán en tu formación universitaria. Puede que sea un poco duro compaginar estudios y trabajo pero podrás beneficiarte de un horario de trabajo pensado en ti. A más, los puestos de pasantías suelen corresponderse a salidas laborales de tu titulación por lo que adquirirás experiencia en tu sector específico que luego podrás reflejar en tu currículo.

Muchas empresas lamentan que la formación, conocimientos o habilidades de los titulados en la universidad no se corresponden a las necesidades del sector al que pertenecen. Con una pasantía podrás desarrollar el rol de aprendiz antes de terminar tu formación, pudiendo poner en práctica lo que has aprendido y adquirir nuevas habilidades demandadas por las empresas. Por otra parte, los estudiantes de prácticas o pasantía quedan en el registro de la empresa, pudiendo ser considerados para futuras vacantes

2. Conseguir un trabajo de verano

Los estudiantes de algunas titulaciones pueden tener serias dificultades en trabajar durante el curso debido a una carga académica muy alta o la obligación de hacer prácticas de laboratorio que se solaparían con la pasantía. En estos casos, puedes aprovechar los meses de vacaciones para conseguir un empleo a media jornada en el cual obtener referencias que incluir en tu currículo; aunque no se trate de un puesto relacionado con tu sector.

El hecho de contar con experiencia en el mercado laboral puede ayudarte a tener un currículo más llamativo y conseguir una entrevista de trabajo en la empresa en la que siempre quisiste trabajar; pero también puede procurarte cartas de recomendación de tus anteriores empleadores en el que expongan tus aptitudes laborales. Tener experiencia en cualquier empleo puede haberte dado herramientas útiles para aplicar en tus futuros empleos.

3. Participar en un programa de voluntariado

Las experiencias fuera de la universidad son muy valoradas por las empresas. Los reclutadores valoran a aquellos jóvenes que han dedicado parte de su tiempo libre a colaborar en proyectos de voluntariado, puesto que se trata de personas muy motivadas que no buscan una remuneración. Esta clase de experiencias no aportan conocimientos profesionales pero sí otras habilidades que también son muy buscadas por las empresas: liderazgo, iniciativa, trabajo en equipo…
A diferencia de las prácticas laborales, con el voluntariado tú eliges la cantidad de horas que más se ajuste a tu carga de estudio, de tal forma que no tendrás problemas en compaginar tu formación con una tarea de voluntariado. Ten en cuenta que inscribirse en un programa de voluntariado puede ser más sencillo de encontrar que una pasantía y puedes limitar tu participación en los meses de vacaciones. Si no estás seguro de incluir esta información en tu currículo vitae, puedes hacerlo en una carta de presentación junto a otros puntos relevantes para el empleador.

4. Involúcrate en actividades extracurriculares

Las universidades son un hervidero de clubes deportivos, clubes culturales y entidades sociales. Si bien este tipo de actividades exigen parte de tu tiempo libre, tendrás como ventaja el hecho de que se desarrollan en la universidad. Además, son una fantástica oportunidad de conocer a estudiantes de otras carreras que pueden converger con la tuya, que pueden enseñarte nuevos conocimientos o fomentar en ti actitudes positivas.
Las personas que se involucran y participan activamente tienen la oportunidad de fomentar actitudes muy buscadas por los reclutadores como el liderazgo o la organización personal, y desarrollar otras habilidades relacionadas con la gestión y promoción de proyectos. Involucrarse en asociaciones o clubes de la universidad te permitirá conocer otros estudiantes, formar una red de contactos y generar antecedentes útiles para incluir en tu currículo vitae.

5. Tener una carta de recomendación

Los profesores universitarios tienen cientos de estudiantes a su cargo, muchas caras que cada seis meses suelen cambiar. A menos que hayas destacado entre el resto de compañeros de titulación, difícilmente se acordarán de ti cuando termines el semestre. Por eso, deberías solicitar una carta de recomendación mientras aún estás cursando una asignatura, ya que el profesor te identificará y podrá señalar tus fortalezas con mayor exactitud.

De igual modo que en unas prácticas o un programa de voluntariado, aprovecha las oportunidades que tengas a tu alcance para conseguir una carta de recomendación mejor que la anterior. Asegúrate que el jefe o profesor tiene claro quién eres y que es lo que puedes aportar a una empresa para que el informe sea hecho a tu medida y no una retahíla de tópicos que cualquier estudiante puede cumplir.

6. Construye una red de contactos

Durante tus años de formación en la universidad deberías asistir a tantos eventos de tu sector como te sea posible, ya que constituyen una excelente oportunidad para hacer contacto con trabajadores de tu sector y empresarios que buscan incorporar a jóvenes talentos a su plantilla. Si bien saldrás de la universidad con una red de ‘networking’ en la que podrás incluir a muchos compañeros y algunos profesores, estos no te podrán procurar una oportunidad directa de acceder a un proceso de selección.
La red de contactos empleadores y profesionales que hagas no te hará una llamada al momento de graduarte, pero te será beneficioso en el futuro. Uno de los objetivos que puedes marcarte antes de terminar la carrera es mantener el contacto regular con un par de perfiles interesantes: pídeles su perfil de LinkedIn, agrégalos y trabaja en tener un contacto habitual con ellos.

7. Cuida tus redes sociales y laborales

Muchas empresas publican sus ofertas de empleo a través de las redes sociales o buscan incorporar a candidatos a sus procesos de selección a través de LinkedIn, puesto que es una herramienta útil para filtrar candidatos y reducir el tiempo de búsqueda de un trabajador que cubra la vacante. Es fundamental que antes de terminar tus estudios cuentes con un perfil en las principales redes sociales laborales, además de cuidar tu imagen en el resto de espacios digitales.
Ten en cuenta que la mayoría de los reclutadores utilizan la web para buscar información de los candidatos que han pasado una primera inspección del currículo vitae, pero también hay quienes buscan a los candidatos directamente en las redes sociales laborales. Sin que tú seas consciente, puedes estar siendo considerado para un puesto de trabajo; así que debes cuidar tu lista de contactos, los intereses que publicas en abierto y la manera en la que te expresas.

Imagen: © minervastock

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...