Los 3 pasos para preparar la conversación en una entrevista de trabajo

La conversación es uno de los aspectos más analizados por los reclutadores durante una entrevista de trabajo. Además de buscar candidatos que demuestren sus conocimientos o habilidades, deben estar informados sobre la cultura empresarial de la compañía.

Two businesspeople shaking hands and smiling.

Las entrevistas de trabajo son uno de los métodos básicos para seleccionar a los candidatos a ocupar una vacante en una empresa; una segunda criba que debe hacerse preferiblemente en persona para verificar la idoneidad del seleccionado. Los reclutadores esperan encontrar trabajadores con la formación y experiencia necesarias, pero también con habilidades que los hagan únicos. No obstante, cumplir con todos los requisitos no es suficiente si no hemos preparado la entrevista.

En cuanto a la preparación para una entrevista de trabajo, los expertos en contratación coinciden en que es fundamental llegar antes de tiempo, vestir de acuerdo a la filosofía de la empresa y no descuidarse de llevar un currículum vitae o un portfolio con los trabajos realizados. Asimismo, existen multitud de técnicas y consejos para controlar la comunicación no verbal durante el desarrollo de la misma, como controlar los gestos.

Sin embargo, un aspecto tan fundamental como la conversación suele dejarse de lado. Además de exponer los conocimientos, la clave para conseguir una buena entrevista reside en tener un buen conocimiento de la empresa, de tal modo que puedas demostrarle al reclutador que eres la persona adecuada para el puesto pero también para la compañía. Mantener una conversación informada con el entrevistador demostrará las ganas y preparación que tenemos para desarrollar ese puesto.

Existen diversas fórmulas para conseguir información sobre la empresa que ofrece una vacante: la página web, hablar con empleados, publicaciones especializadas… pero una vez tenemos estos datos. ¿Cómo sacarles partido? Te explicamos las tres claves para aprovechar la información que hayas recogido sobre la empresa para tener más éxito en tu próxima entrevista de trabajo.

Esperamos que estos tres puntos para la dar partido a la información de empresas te ayuden a dar una mejor impresión y ganar puntos en el próximo proceso de selección en el que participes.

1. Aprende sobre la empresa

Uno de los primeros pasos que debes hacer en tu preparación para una entrevista de trabajo es recabar información sobre cómo funciona la empresa en la que quieres trabajar, conocer exactamente a qué se dedica, sus expectativas de crecimiento o apariciones relevantes en la prensa en los últimos meses. Todos estos datos te ayudarán a tener un control de la situación de la compañía en la que quieres empezar a trabajar y valorar si realmente te interesa hacerlo.

Puedes conseguir esta información a través de servicios online como Einforma, que te permiten acceder a una base de datos con empresas o marcas. También dispones de servicios que dan acceso a ficheros de morosidad como Experian Bureau Empresarial o RAI, lo que te ayudará a valorar la estabilidad de la compañía y tus perspectivas de continuar en ella en caso de aceptar el empleo. Otro aspecto que puedes consultar son los informes de valoración, en los que podrás apreciar si el salario ofrecido está en consonancia con la empresa o el sector.

Además, esta información te dará una base para mantener una conversación informada con el entrevistador, de tal forma que puedas enlazar tus estudios y aptitudes con los conocimientos sobre la empresa. Al demostrar que conoces a fondo la empresa, el entrevistador te percibirá como una persona preparada y en sintonía con las necesidades de la empresa.

2. Prepara tus respuestas

Los entrevistadores suelen hacer preguntas recurrentes sobre el entorno laboral como por ejemplo: ¿qué sabes sobre el sector empresarial y nuestra compañía?, ¿prefieres trabajar en una empresa pequeña, mediana o grande?, ¿qué ambiente de trabajo te gusta más? Pero también pueden hacerte otras preguntas típicas y habituales en las entrevistas de trabajo.
A la hora de responder a estas y otras cuestiones, la información que hayas obtenido en tu análisis te ayudará a reforzar tus argumentos con datos cercanos a la compañía, de tal modo que puedas demostrar que compartes su cultura empresarial. Prepárate en casa las preguntas que crees que pueden formularte en tu entrevista laboral y mira de relacionarlas con los datos obtenidos; aunque en el momento de responder debes tardar unos segundos en meditar tu contestación.

3. Haz preguntas al entrevistador

Al final de la entrevista, puedes aprovechar para hacer preguntas sobre tu potencial como trabajador para ocupar esa vacante. Este hecho demostrará que tienes verdadero interés por el puesto y te ayudará a esclarecer aquellas dudas con las que hayas podido quedarte durante el proceso de selección. Justo al finalizar la entrevista es el momento para preguntar sobre información que has obtenido, aunque siempre de forma positiva para evitar problemas.

Imagen: © alexraths

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...