Las ventajas del empleo público

El empleo público se presenta plagado de beneficios a los que cualquier trabajador quisiera acceder. Descubre cuáles son esos beneficios.

El empleo público, uno de los más buscados en España

El empleo público es, entre muchos empleos, uno de los más buscados, anhelados y perseguidos por muchos profesionales que encuentran en él la forma perfecta de conciliar la vida personal con la laboral o que, de otra manera, valoran los beneficios de pertenecer a la plantilla de empleos del Estado con todo lo que ello implica.

Y entre las implicancias de un empleo público existen muchas ventajas que se vuelven un imán en épocas de crisis y que conducen a un grupo cada vez mayor de profesionales a preparar oposiciones para ver si acaso se pueden quedar con un cargo y sus beneficios luego de aprobar una oposición.

Y es que resulta muy tentador un cargo público en el que la estabilidad laboral, la seguridad de cobro de salarios, beneficios extra y todas las asignaciones correspondientes bien liquidadas en tiempo y forma y unos horarios más que convenientes tanto para un hombre como para una mujer, conducen a pensar que pocos empleos son tan buenos como el de funcionario.


Los funcionarios gozan de toda una serie de permisos retribuidos que en las empresas privadas no existen o lo hacen pero de manera muy limitada: la posibilidad de ausentarse del trabajo sin que su salario se vea afectado en casos de, por ejemplo: matrimonio, embarazo, lactancia, cuidado de hijos, traslado de domicilio, enfermedad, exámenes oficiales, no requieren de grandes destrezas para que el jefe no tome a mal el pedido.

Los españoles conocen de las ventajas del empleo público y durante la crisis, han demostrado que el mismo les pareció una buena forma de evitar despidos, salir del paro y conseguir una estabilidad nunca antes vivida; ello se reflejó en una encuesta realizada por el portal de empleo Monster.es.

En la encuesta, más del 70% de los españoles habían manifestado sus intenciones de emplearse como funcionarios, de los cuales, la minoría siempre lo había deseado y el resto, la gran mayoría, lo había hecho a partir de las dificultades económicas devenidas de la crisis en la cual, muchos, perdieron el empleo.

La perpetuidad del cargo, los altos salarios y una jornada de trabajo que acaba a las 3 de la tarde son los más valorados por quienes detentan un cargo público a la hora de rendir oposiciones para conseguir un puesto.

Para los más ambiciosos, la posibilidad de tener un Plan de Carrera casi ilimitado que no se registra en muchas compañías del sector privado, la revisión periódica y actualización de los salarios, la igualdad de oportunidad para las mujeres que desean hacer una carrera y las excedencias y permisos, son, sin dudas, otros de los tantos beneficios de pertenecer a la plantilla de empleo público.

Fotografía: IU.org

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...