Las preguntas en una entrevista de trabajo

Las entrevistas de trabajo suelen incluir una serie de cuestiones que pueden hacernos sentir incómodos o hacer que nos quedemos bloqueados. Hoy vemos como responder a algunas.

Uno de los procesos más importantes a la hora de encontrar un empleo son las entrevistas que nos hacen desde la empresa a la que queremos entrar. En alguna ocasión ya hemos visto alguno de los errores más frecuentes que cometemos en estas entrevistas, y hoy vamos a ver cómo contestar a las preguntas más incómodas o difíciles.

  • ¿Qué me puedes decir sobre ti? Es una pregunta tan habitual como difiícil de responder, ya que no sabemos si quieren saber algo en general o que seamos concretos. Lo mejor es limitarnos a contestar sobre nuestros éxitos y nuestras cualidades de forma breve, incluyendo nuestras experiencias ligadas a los requisitos que piden.
  • ¿Cuáles son tus puntos fuertes y débiles? Otra pregunta típica, a la que debemos responder todo lo sinceramente posible. Hay que huir de los tópicos, hablar sobre nuestras fortalezas pero no omitir las debilidades, e incluir la forma en la que intentamos solucionar estos puntos débiles.

  • ¿Qué haces ante un conflicto laboral? Aquí intentan saber si sabemos escuchar y estamos abiertos a aceptar opiniones diferentes a la nuestra, además de si somos capaces de distinguir entre los personal y lo profesional. La mejor respuesta suele ser una demostración de que sabemos mantener la calma cuando estamos en una situación tensa y que estamos dispuestos a reconocer nuestros errores.
  • ¿Y si el enfrentamiento es con el jefe? La cosa se complica cuando el enfrentamiento es con un superior y no con un compañero. Para ello, hay que ser dialogante y respetuoso, y debemos evitar dar órdenes o dar una imagen de sabelotodo.
  • ¿Cuáles han sido los grandes triunfos y fracasos de tu carrera? Esta pregunta es clave para que el interrogador sepa si somos triunfadores o si hemos aprendido de nuestros fallos. Alardear de nuestros éxitos es un error, hay que limitarse a explicar como los alcanzamos; y respecto a los fracasos deberíamos analizarlos y hablarle de lo que sacamos en positivo de ellos.
  • ¿Qué decisiones son más difíciles de tomar para ti? Aquí hay que combinar nuestro lado humano con la determinación, aspecto clave y que debemos demostrar que tenemos. Nuestra respuesta debe demostrar que somos resolutivos y que asumiremos las consecuencias de nuestras decisiones, sean buenas o malas.
  • ¿Tienes alguna pregunta? La pregunta con la que cerramos este post suele ser la misma con la que acaban las entrevistas. Es una pregunta trampa, porque un “no” como respuesta se puede entender como una falta de interés por el puesto. Hay que prepararse una lista con una decena de cosas que nos gustaría saber y preguntar sobre las que no han salido en la conversación. Eso si, mejor no preguntar por sueldos o vacaciones.

Fuente: Expansión

Foto: Gangplank HQ

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...