Francia recibe olas de inmigrantes españoles y portugueses

Francia se impone como un destino de emigración predilecto entre españoles y portugueses, más que nada, por su proximidad.

La persistencia de la crisis económica y financiera en España, sumado a los vaticinios grises -cuando no totalmente negros- respecto del futuro inmediato, ha llevado a que los españoles estén cada vez más dispuestos a emigrar con tal de conseguir un empleo, incluso, apenas persiguiendo una esperanza que, en España, ya no parece posible.

El perfil del emigrante español está muy bien definido como un joven profesional muy cualificado que no consigue empleo y que escoge entre un puñado de destinos europeos y americanos para insertarse laboralmente o impulsar su carrera profesional, algo que, en su país, no puede conseguir, sobre todo porque el colectivo de los jóvenes es el que mayor índice de paro registra.

Y aunque muchos españoles están dispuestos a apostar doble y acudir a la búsqueda de trabajo en países emergentes, la mayoría prefiere no alejarse mucho de su patria y es por ello que los principales destinos que se le presentan a un español para emigrar son Reino Unido, Alemania y Francia.


Y es que, ante el alto índice de desempleo en nuestro país y el contraste con una tasa de desempleo bastante más recatada en Francia (apenas llega al 15% mientras que en España supera el 24%), así como un salario mínimo para nada despreciable (que en Francia casi dobla al salario mínimo español), sin olvidar la facilidad idiomática que los españoles tienen por ser, el Francés, la segunda lengua mejor desarrollada, el país galés ha vuelto a recibir olas de emigrantes provenientes de la península.

Para los emigrantes que viajan a Francia en busca de empleo, no es difícil admitir que no se trata de la mejor opción en cuanto a posibilidades de desarrollo profesional y salario (el salario mínimo en Francia es de 1.398,37 euros mientras que el salario mínimo español se sitúa en 748,3 euros), sin embargo, el estar cerca y mediante un viaje relativamente barato, hacen de esta opción una difícil de despreciar.

Según las estimaciones del Observatorio de la Emigración en Portugal, Francia es históricamente el primer país de destino de los emigrantes portugueses que, en muchos casos, se encuentran emprendiendo el viaje hacia el país galés saliendo desde España, donde se encontraban, hasta ahora, por empleo. En la década 2000-2010, recibió 580.000 portugueses, más que Brasil (213.000) y que Estados Unidos (191.800). Desde 2011, esa tendencia está en alza.

Fotografía:  CaBLe27 en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...