Entrevistas de trabajo telefónicas: lo que debes y no debes hacer

Las entrevistas telefónicas pueden ser uno de los métodos de selección de personal elegidos por los reclutadores, una herramienta igual o más dura que una entrevista presencial. Si tienes previsto hacer una entrevista por teléfono, aplícate estos consejos para superarla con nota.

telefonica

Las entrevistas de trabajo son uno de los métodos que tienen las empresas a la hora de seleccionar a los candidatos a ocupar un puesto de trabajo libre, una prueba que deben superar aquellos perfiles curriculares más interesantes. Como trabajador, las entrevistas de trabajo suponen la única oportunidad de causar una buena primera impresión al reclutador, por lo que es necesario prepararse muy bien esa entrevista si se quiere pasar a la siguiente fase de selección de persona.

Si bien la mayoría de entrevistas de trabajo se realizan cara a cara en las oficinas de la empresa, en algunas ocasiones, los trabajadores o los reclutadores no son capaces de concertar un encuentro de en persona. En estas situaciones, suelen utilizarse las entrevistas telefónicas para hacer la criba de los solicitantes y detectar a aquellos profesionales con el perfil más adecuado. Que no te despiste el hecho de no ver a tu entrevistador, porque las entrevistas telefónicas son igual o más exigentes que las presenciales.

Las claves para bordar una entrevista telefónica

La preparación es fundamental para superar una entrevista de trabajo telefónica, por lo que tendrás que concentrarte mucho en estos puntos si quieres mostrar la mejor versión de ti como profesional:

  • No rechaces o retrases la llamada: A no ser que sea por una causa mayor, no deberías posponer una entrevista de trabajo por teléfono; piensa que es igual que una presencial. Si no coges las llamadas o aplazas la entrevista conseguirás que el reclutador se canse y no vuelva a contactar contigo para este o futuros puestos vacantes. Lo que sí puedes hacer es pedir un pequeño receso para buscar un lugar adecuado (poco ruido y buena cobertura).
  • Mantén la concentración: La mayor dificultad de las entrevistas telefónicas es estar focalizado en la propia conversación. Es posible que debas atender la llamada mientras estás trabajando, en el supermercado o rodeado de personas; pero ten en cuenta que tu situación no le importa al entrevistador. Cambia el chip y céntrate en responder las preguntas. Si estás pendiente de recibir una llamada, lleva siempre encima unos apuntes sobre la empresa y una copia del currículo.
  • Exprésate correctamente: No se trata de una simple llamada, estás haciendo una entrevista para conseguir un empleo. Está prohibido usar palabras malsonantes, coletillas o hacer frases mal estructuradas. Acuérdate de emplear un tono de voz adecuado, dando tus respuestas de forma pausada para que el entrevistador pueda entenderte mejor. Asimismo, piensa un poco antes de dar tu respuesta.
  • También interviene la comunicación no verbal: Puedes pensar que en las entrevistas telefónicas no hay comunicación no verbal, pero esta no se reduce a la gestualidad o a la posición corporal. Los reclutadores son expertos en captar tus emociones, por lo que es importante que te muestres entusiasta y sonriente mientras hablas para transmitir esta sensación al otro lado del teléfono.
  • Haz preguntas: Al contrario de lo que muchos piensan, los entrevistadores aprecian a aquellos candidatos que hacen preguntas de interés sobre el puesto ofertado. Una persona que quiere conocer más sobre las tareas propias del puesto, la posibilidad de hacer horas extra o lo que espera la empresa del profesional seleccionado ganan puntos al mostrar su interés por el puesto. El reclutador te percibirá como un aspirante comprometido y serio; dándote información útil para que tu decidas si te interesa o no el puesto.
  • Agradece la oportunidad: Los reclutadores suelen entrevistar a muchos candidatos, que han sido seleccionados después de leer sus currículos y cartas de presentación. Llegar a una llamada para concertar una entrevista (presencial o telefónica) implica que el reclutador nos ha dedicado mucho de su tiempo. Por ello, debes mostrarte halagado y mencionar explícitamente que agradeces el tiempo dedicado o que hayan pensado en ti para cubrir esta vacante.
  • Despídete siempre: Antes de colgar el teléfono, debes despedirte del reclutador con un mensaje optimista y alegre. No sólo se trata sólo de ser educado y mostrar respeto al tiempo que han invertido en ti, sino que pretende reforzar el mensaje positivo que has creado en la mente del reclutador. Puedes desearle un buen fin de semana o día, también que disfrute del buen tiempo. Además de sonar relajado y amable, dejarás un buen recuerdo en el entrevistador.

Imagen: © monkeybusi

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 4,00 de 5)
4 5 1
Loading ... Loading ...