El primer empleo: aprende a acceder al 80% de ofertas ocultas

Los jóvenes tienen más dificultades para acceder al mercado laboral por la gran tasa de desempleo, la alta competitividad y porque el 80% de las ofertas de empleo quedan ocultas de los canales habituales.

primer empleo

Una vez hemos completado los estudios en la la universidad iniciamos una nueva etapa en la que nos centramos en el mundo laboral y debemos encontrar un empleo que, preferiblemente, guarde algún tipo de relación con la carrera estudiada. La búsqueda del primer empleo tras finalizar la universidad en muchos casos supondrá el primer acercamiento al mercado laboral y pueden resultar muy frustrante debido a la elevada tasa de desempleo juvenil, la carencia de experiencia previa en aquel puesto o el requisito de disponer de estudios de máster.

No obstante, hay otra cuestión que hace más difícil incorporarse al mercado laboral: el 80% de las ofertas de empleo no llegan a un gran público de trabajadores porque las empresas deciden ocultarlas al público. Además de esto, la compañía especializada en el área de recursos humanos Randstad ha publicado un informe sobre la situación de los estudiantes universitarios en búsqueda de un empleo, mostrando que unos 81.600 jóvenes buscan empleo activamente, la cifra más alta desde 2008.

La elevada competitividad del mercado laboral por las exigencias a los futuros trabajadores y por el número de candidatos a una oferta, se combina con que sólo el 20% de las vacantes actualmente existentes son publicitadas por las empresas. Todo esto, hace que los nuevos trabajadores deban cambiar la forma en la que afrontan la búsqueda del primer empleo tras su paso por la universidad.

En este sentido, la clave para encontrar ese 80% de ofertas laborales ocultas pasa por tener una buena red de contactos o ‘networking’; personas con mayor acceso a información en sus empresas o lugares de trabajo que nos podrán informar sobre vacantes que no aparecen en portales o plataformas laborales. El ‘networking’ puede parecer complicado para aquellas personas que acaban de terminar su carrera, pero tener una red de contactos no implica ‘tener enchufe’ ni ser ‘hijo de un conocido’.

Una red de contactos para trabajadores que están entrando en el mercado laboral puede incluir a compañeros de clase y profesores de la universidad; pero también personas que conozcamos a través de cursos, eventos, ferias o charlas de nuestro ámbito profesional. Lo más importante para tener una lista de contactos efectiva es que las personas que figuren en ella sean de nuestro sector, que tengamos una buena relación y exista un beneficio mutuo.

¿Y cómo creo mi Networking desde zero? Por su parte, el director de Recursos Humanos de Jobandtalent, Ramón Egea, ha explicado que los trabajadores pueden desarrrollar una red de contactos a través de las personas que habitualmente ya se encuentran en su entorno. En el caso de los recién egresados, otros compañeros de estudios con los que guardemos buena relación o con profesores con los que hayamos notado una mayor implicación pueden resultarnos de ayuda para empezar a crear las bases de nuestra red de contactos.

Pero también entre aquellos conocidos con los que entablamos conversación en eventos, ferias o charlas. De este modo, una de las mejores formas de fomentar nuestro ‘networking’ y acceder a las ofertas de empleo ocultas es asistir a eventos de nuestro campo de formación y tratar de entablar contactos. Otro método de extender nuestras redes es realizar cursos formativos para disponer de las competencias que demanda el mercado laboral en los jóvenes, pues nos permitirán conocer gente nueva de nuestro sector y mejorar nuestro currículo.

Imagen: © olly18

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 4,00 de 5)
4 5 1
Loading ... Loading ...