El estrés de no encontrar trabajo

no encontrar trabajo

Hasta hace poco, lo más frecuente que se oía en una oficina era «tengo un estrés laboral…», seguido de un profundo suspiro desolador. Ahora, desde que nos ha atrapado la crisis económica, el estrés ya no tiene suficiente con los empleados y lleva un tiempo persiguiendo hasta a los no trabajadores. Eso de buscar empleo y no encontrarlo de ninguna de las maneras, de someterse semana a semana a entrevistas infructuosas, de recibir constantes negativas o de esperar de brazos cruzados respuestas que nunca llegarán nos produce un bajón moral que puede derivar en la depresión; nos conduce al insomnio, incluso a la indigestión.

La solución más directa al problema de estos desempleados frustrados sería la de encontrar trabajo, pero eso solo nos lleva a un bucle, a un círculo sin final, a un callejón sin salida. Precisamente el objetivo de encontrar trabajo es el que provoca la sensación de estrés y en la medida en que más se empeñe en conseguirlo, más desolado se sentirá. Entonces, ¿nos quedamos en casa sin hacer nada? Esa no es exactamente la idea.

Normalmente, la sensación de estrés en estos casos aparece cuando vemos que el tiempo corre, pasa y nosotros no hacemos nada más que esperar a un giro fortuito del destino. Por eso es importante no sentirnos inútiles ni desocupados. Compartir los sentimientos con los amigos y familiares; no imponernos responsabilidades hasta acostumbrarnos a la nueva situación. Podemos aprender técnicas de relajación, tales como yoga, taichi o la auto-hipnosis. La serenidad de espíritu puede ser un buen aliado a la hora de encontrar trabajo y la realización de estos ejercicios y disciplinas sustituirá la necesidad de tomar tranquilizantes o alcohol que en nada nos ayudarán.

No tener trabajo no significa no tener nada que hacer. Esa idea es fundamental. Tal vez sea el momento de cambiar de tipo de trabajo, si somos de aquellos que nos empeñamos obcecadamente en una profesión a lo largo de nuestra vida. Quizás pueda ser esta una buena ocasión para viajar, conocer mundo y probar suerte en el extranjero; un cambio de aires y una favorable coyuntura económica en los países vecinos puede traernos mejor fortuna. O quizás sea hora de mejorar nuestra imagen, algo primordial a la hora de realizar entrevistas de trabajo. También podemos aprovechar para consolidar o aumentar nuestra formación, esa con la que siempre soñábamos, pero a la que no podíamos dedicarle tiempo. Cualquier curso (de cocina, de informática, de marketing…) es útil para adquirir conocimientos y nuevas habilidades que serán tomadas en cuentas cara al exterior y que nos harán más competitivos en el mercado laboral. Hay que tener cuidado si lo que pretendemos es preparar una oposición, pues en caso de no aprobarla puede repercutinos y hacernos pensar que efectivamente no valemos tampoco para el estudio. La formación nos construye como personas únicamente si la tomamos como un reto para superar.

Si lo que nos angustian son las deudas y el cómo pagarlas, tal vez sea hora de replanteárselo mejor. No luchemos por obtener mayores ingresos, sino por reducir los gastos. Igual de importante es tener en cuenta que no encontrar trabajo hoy en día difícilmente puede deberse a cuestiones personales (existe una gran tendencia a pensar que el problema somos nosotros mismos y que no valemos). Pensemos que como nosotros hay miles de personas que luchan por lo mismo. Ser positivo es fundamental en estos casos porque es lo que nos ayudará a mantener la entereza y la estabilidad en nuestras vidas.

Podríamos explayarnos extensamente porque los consejos para este tipo de situaciones son infinitos. Pensemos en la posibilidad del autoempleo, ser freelance es la mejor manera de no quedarnos nunca en paro es no depender de nadie. Pensemos en la posibilidad que nos brindan las redes sociales: escribir un blog, hacernos publicidad a través de una página web, son algunas tareas que nos pueden servir para nuestro objetivo final y, lo más importante: nos hacen sentir «activos». A fin de cuentas eso es lo primero que debemos lograr: quitarnos de encima ese horrible concepto estar «parados».

Fuente: Muypymes

Foto: bark

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...