Discriminación por edad en la búsqueda del trabajo

Durante tu búsqueda de empleo puede que te encuentres con que «tu edad» se vuelve un impedimento y, más allá de las cuestiones legales, tú puedes hacer que tu edad no sea importante.

La mayoría de los ejecutivos de empresas o directores de recursos humanos puede dejar de lado la acusación de que existe la discriminación por edad desenfrenada durante el proceso de contratación, pero ¿cuántas personas mayores de 50 años de edad en busca de trabajo en estos días y saben que suelen elegir candidatos más jóvenes?

La discriminación por edad está en las empresas aunque no en todas y puedes notarlo cuando, al presentarte en una entrevista te trabajo te avisan que el puesto ya está ocupado y «se contrató a una persona interna», o «alguien que se considera más apropiado», y por supuesto esto no tiene nada que ver con la cualificación profesional y la experiencia.

Legalmente el empleador no puede preguntarte tu edad. Tienes todos los derechos de no revelar esta información durante una entrevista o proceso de contratación por lo que no tienes ninguna obligación de decir a todos tu edad antes de o durante una entrevista. No es necesario.

Si sientes que has sido discriminado durante un proceso de contratación podrás hacer tu queja o denuncia en la organización pertinente pero si, en cambio, quieres aprovechar la oportunidad de una entrevista laboral en la que no tienes la obligación de decir tu edad, aquí tienes algunas pautas para que tus años no sean un impedimento de contratación:


Marketing personal: Cuáles son tus habilidades más vendibles en la industria y cómo venderlas dependerá de la industria en que te quieras insertar, pero necesitas conocerlas para poder explotarlas.

Mentalidad positiva: Si sabes que eres demasiado joven e inexperto o muy viejo para un puesto de trabajo, lo que piensas de tí será lo que muestres. Es importante tener una mentalidad positiva y la determinación para seguir adelante en la búsqueda de empleo.

Buscar el valor: Si tienes poca edad y por ende, poca experiencia, tu valor puede estar en el potencial, las ganas de aprender, la flexibilidad, la proactividad. Destaca esos valores. Si eres mayor, tu valor puede estar en los años de experiencia, en el temple, en el acabado conocimiento del mercado, en el trabajo grupal y el control de situaciones desbordantes.

Actitud: La compañía está buscando gente con habilidades y una gran actitud. Trabaja sobre estos dos aspectos muy importantes en primer lugar. Evalúa tú mismo – ¿cómo te percibes a ti mismo como un trabajador calificado para la posición abierta y cuál es su actitud hacia el aprendizaje, el desarrollo personal, mejora de nuevas habilidades y el reciclaje? Si estás abierto a todos y dispuesto a venderte bien, entonces el factor de la edad tiene un asiento trasero.

Fotografía: YoungWorker

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...