Cuatro preguntas clave de la entrevista de trabajo

En toda entrevista hay cuatro preguntas clásicas, básicas, obligadas que pueden destartalar tu presentación o catapultarte al nuevo puesto de trabajo. Conócelas!

Las cuatro preguntas de toda entrevista laboral

La entrevista de trabajo esa pequeña o gran reunión que puede ayudarte a conseguir el empleo de tu vida o dar por tierra cualquier posibilidad de emplearte, si acaso no sabes cómo afrontar cada uno de estos encuentros y mostrar lo mejor de tí ante el entrevistador.

Lo cierto es que, todo aquél que busca trabajo por los canales tradicionales y que no ha recibido el «padrinazgo» de un superior que por confianza, amistad, vínculo familiar o «cuña» -como se le dice vulgarmente- nos asigna un puesto de trabajo de manera directa por el que hubiésemos tenido que luchar con no menos de 1000 candidatos; se presentará en más de una oportunidad a una entrevista laboral.

Ya hemos comentado de las fases de la entrevista, de cómo debes prepararte para afrontarla y salir airoso, cómo vestirte para la misma y muchos otros tips. Hoy analizaremos las cuatro «preguntas de cajón» -preguntas obligadas e inevitables- que el entrevistador te hará y cómo ellas pueden ayudarte a conseguir el empleo.

La idea es que entrenes el ingenio y prepares un mini discurso para responder a estas preguntas que no faltarán en tu entrevista y que si las llevas pensadas podrás ser más eficaz y, ¿quién sabe?, conseguir el empleo. Sin más misterios, las preguntas de cajón que siempre te han hecho y seguirán haciendo en las entrevistas de trabajo son:


  1. ¿Por qué está aquí?
  2. ¿Qué nos puede aportar?
  3. ¿Qué clase de persona es?
  4. ¿Por qué debemos contratarle?

¿Verdad que las has escuchado? Y hasta, quizás, en más de una oportunidad te habrás quedado sin ideas que responder. Pues bien, para que no te vuelva a pasar (o para que no te pase en tu primer entrevista), aquí desmenuzaremos el porqué de estas preguntas y cómo responderlas adecuadamente.

Las preguntas que has escuchado, también pueden sonar de otra manera, o querer indagar en cuestiones más profundas, y así, cuando dicen a) quieren saber b):

  • a) ¿Por qué está aquí? —> b) ¿Qué razones me dará para su voluntad de cambio profesional?

Si te encuentras sin trabajo, si quieres dar un nuevo rumbo a tu carrera o adhieres a los principios de la empresa son respuestas muy diferentes y debes elegir entre a honestidad brutal o agradar a tu selector.

  • a) ¿Qué nos puede aportar?—> b) ¿Cuáles son sus puntos fuertes?

El interlocutor quiere saber si cómo puedes ayudar a la empresa a cumplir sus objetivos; si acaso has investigado un poco sobre la misión de la empresa, conocerás cuales son los objetivos y las necesidades de la misma y podrás responder cuáles son tus cualidades y aptitudes que sirven a la misión.

  • a) ¿Qué clase de persona es? —> b) ¿Cómo encajará en el nuevo entorno profesional?

«Cualquier cosa que digas o hagas puede ser usado en tu contra», no es que debas memorizar la mejor respuesta posible, pero ten en cuenta que a lo que digas debes sumar el análisis de tu peinado, tu postura, si estás estresado o no, el tono de tu voz, si te pones nervioso y te sudan las manos, cuáles son tus valores, si has investigado previamente la empresa y muchos otros elementos que el interlocutor usará mientras tu hablas de tí mismo.

  • a) ¿Por qué debemos contratarle?—> b) ¿Qué le hace diferente del resto de candidatos interesados en el puesto?, ¿Por qué está aquí?

Es momento de que tu le indiques al selector por qué debe contratarte a tí y no a los otros cientos de candidatos; pero como no conoces a los demás, mejor céntrate en destacar tus puntos fuertes sin menospreciar o subestimar a tus contendientes.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...