Cómo ser feliz cuando tu empresa no te motiva

Para ser feliz en un trabajo que odias deberías buscar cuál es lo que está mal, aceptarlo y saber lo que quieres. Después de eso, es cuestión de esforzarse, formarse y buscar el trabajo que sí te apasione

Ser feliz en el trabajo

Se dice que tener pasión por lo que haces es fundamental. El problema es que hay que pagar facturas, algo que hace que no siempre tengamos el trabajo de nuestros sueños. Eso ha causado que mucha gente esté en empresas que no les motivan, llegando incluso a odiar su trabajo.

Aunque esta situación pueda ser mala, no te preocupes, pues aún hay esperanza. Hoy vamos a aprender cómo poder ser feliz y solucionar tus problemas cuando la empresa no te motiva lo suficiente.

Ser feliz si tu empresa es poco estimulante

Lo primero es identificar el problema y no esconderlo. Muchas personas le quitan importancia al hecho de no ser felices en su trabajo, ya que les han inculcado que es lo normal. Lo cierto es que deberías reconocer el problema para después identificar las causas por las cuales no eres feliz en tu trabajo.

Después de eso, deberías pensar en cuál sería tu trabajo ideal y compararlo con el actual. De este modo, podrás ver qué es lo que está fallando. A veces puede ser la empresa, otras el jefe, otras tus compañeros y en otras el fallo es simplemente el sector. Es más, a veces puede que seas un emprendedor nato y te haga infeliz el hecho de trabajar para otro.

Una vez que sepas cuál es lo que deberías cambiar para ser feliz, es hora de ponerse manos a la obra. Entiendo que no puedas cambiar de trabajo de golpe al pagar facturas, pero sí que debes ir orientándote hacia tu trabajo y/o empresa ideal. A veces es más fácil de lo que parece hacer cambios, ya que tenemos ideas preconcebidas que no son así.

Por ejemplo, una de las mejores cosas que puedes hacer es tu formación. La formación puede mejorar tu situación en tu propia empresa, buscarte un trabajo mejor o incluso hacerte profesional en otro sector. Si tienes que pagar facturas siempre tienes opciones como la formación a distancia o en horarios que sean compatibles.

En otros casos, podrías aprovechar las ayudas estatales para poder dejar el trabajo y seguir formándote. Puedes solicitar alguna ayuda que te permita pagar facturas mientras estudias o pedir ayuda a tus padres.

Lo importante es tener un plan marcado y seguir el camino a tu ritmo, sin dejar de pagar facturas, pero sin dejar de moverte. Si no sabes por dónde empezar, podrías recurrir a los servicios de un mentor o preguntar a un amigo que haya hecho algo parecido.

Finalmente, debes saber manejar la frustración mientras se da el cambio. Aunque estés infeliz en tu trabajo, siempre puedes tener algunas vías de escape mientras vas consiguiendo el trabajo de tus sueños.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...