Como redactar una carta de motivos de ingreso a maestría

A la hora de redactar una carta de ingreso de maestría debemos tratar de expresar de forma concisa nuestras habilidades y perspectivas, pero sin caer en tópicos para diferenciarnos de otros candidatos.

Muchas universidades, en especial las extranjeras, piden a los alumnos que quieren ingresar en ella una carta de motivos de ingreso a maestría. Se trata de un texto breve, similar a las cartas de exposición de motivos, en el que debemos presentarnos y explicar por qué queremos estudiar allí. Sin embargo, hay factores o errores comunes que pueden ser un gran obstáculo para cumplir con nuestro propósito de convencerles para que nos acepten, así que vamos a ver cómo redactar la carta de motivos para acceder a una maestría.

El aspecto más destacado de la carta deben ser los motivos por los que queremos estudiar en la universidad a la que la enviaremos. Por eso, debe quedar claro desde el principio que nuestros objetivos e intereses se adaptan perfectamente a lo que nos puede ofrecer la universidad. En el texto debemos señalar de forma clara y concisa nuestras razones, pero a la vez intentaremos llamar la atención del destinatario del principio, ya que así nuestra carta destacará sobre los cientos de escritos similares que puede tener que evaluar.

También es importante el lenguaje que utilicemos. Seguramente no conozcamos en persona al encargado de estudiar todas las cartas de motivos, pero aún así utilizaremos un lenguaje cercano, como si nos dirigiésemos a un lector conocido. Prescindiremos de tecnicismos, tópicos o clichés, y utilizaremos un tono respetuoso. En caso de estar postulándonos para estudiar en una universidad extranjera no diremos que queremos abandonar nuestro país, sino que trataremos de hablar de una experiencia que nos podría hacer crecer profesional, social y culturalmente.

Quizá nos puede parecer un trámite sin importancia, pero la redacción de la carta de maestría puede dejarnos sin acceder a una universidad pese a tener un excelente historial académico si no somos capaces de expresar nuestras habilidades en el escrito. También pasa lo contrario, una carta de maestría perfectamente redactada, en la que expliquemos de forma breve pero concisa quiénes somos y qué queremos puede abrirnos la puerta a una universidad en la que por nuestros antecedentes académicos a priori tendríamos difícil entrar.

Por eso, cada vez son más estudiantes los que tras redactar el primer borrador de la carta de maestría recurren a profesores, especialistas o empresas para que les den su opinión y poder corregir los fallos o añadir información antes de enviar la carta definitiva a la universidad. En internet podemos encontrar fácilmente ejemplos de carta de maestría, aunque nosotros os dejamos aquí dos de ellos. En Consejos Gratis aparecen un par de ejemplos, mientras que el otro modelo lo hemos encontrado en Ejemplo de.

Foto: Quinn Dombrowski

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...