Cómo perder tu empleo en 140 caracteres

Las redes sociales ya forman parte integral de nuestras vidas, así que debe gestionarse con mucha prudencia.

¿Aún sigues pensando que tu cuenta de Twitter es personal?

¿Sigues pensando que las fotos que expones en Facebook sólo las verán tus amigos?

¿Estás usando las redes sociales simplemente para conectar con tu círculo más cercano o les estás dando un uso más profesional?

Puede que sigas considerando a las redes sociales como algo personal, pero tus jefes, tus compañeros del trabajo, tus subordinados, así como miles buscadores de candidatos y toda una serie de intrusos no piensan de la misma forma.



Si eres empleado por cuenta ajena y mantienes cierta actividad en tus redes sociales, debes saber que un solo post, una foto e incluso una frase… pueden hacer que pierdas tu empleo.

Así que antes de hablar mal de tu empresa, de “colgar” asuntos que podrían malinterpretarse y de seguir difundiendo detalles sobre ti en Twitter, Facebook o cualquier otra red social de este estilo, asegúrate siempre de tener cubiertos estos cuatro aspectos:

1.- De tener dos cuentas o usuarios, una personal (preferiblemente con seudónimo) y otra profesional.
2.- De ajustar los niveles de privacidad de forma adecuada.
3.- De tener mucho más cuidado con lo que publicas, ya sea texto o imágenes.
4.- De ser consciente de que todo lo que subas a Internet quedará publicado y disponible a cualquiera por siempre.

Las redes sociales son unas herramientas excelentes para ayudarnos a hacer marketing personal, sobre todo si enfocamos nuestras acciones dentro de una estrategia coherente.

Pero aún así, tanta información expuesta nos hace extremadamente vulnerables, así que hay que ser muy precavidos en ese sentido, pues podríamos perder nuestro empleo de la noche a la mañana si no hacemos bien las cosas.

Hoy por hoy, resulta imposible desligar a nuestras redes sociales de nuestra profesión y aunque no estemos buscando trabajo ahora mismo, cualquier comentario o imagen que dejemos plasmados influenciarán en una búsqueda de empleo futura.

Las redes sociales mal utilizadas pueden hacer mucho daño y aunque el “Social Media” se trate precisamente de democracia y de transparencia, eso no significa que debemos ser transparentes en todo.

Exponernos, implica un coste, tanto a nivel personal (en cuanto a nuestra privacidad), como a nivel profesional. En donde un simple comentario mal dicho o mal interpretado podría ser la causa de nuestro despido.

Es cierto lo que dicen por allí: “si no estás en Internet no existes”… Sólo recuerda que tu amigos no son los únicos mirando, sino el mundo entero.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...