Cómo negociar el salario correctamente en una entrevista de trabajo

Cuando acudimos a una entrevista de trabajo, se nos ofrece un salario que muchas veces no se corresponde con nuestra valía. Por ello, debemos aprender a negociar un sueldo justo

negociar salario

Todo el mundo conoce los típicos consejos para pasar una entrevista de trabajo. Entre ellos está el mantener la calma y la sinceridad para responder las típicas preguntas.

Eso sí, algo que no se tiene tanto en cuenta es el salario. Muchas personas aceptan lo ofrecido sin más, cuando muchas veces podrían conseguir más. Eso sí, negociar el salario puede ser complicado, pues hay que encontrar el equilibrio entre lo que tú quieres y lo que ellos están dispuestos a dar.

Trucos para negociar el salario en una entrevista

Negociar un sueldo justo no empieza en la entrevista, sino antes de ella. Antes de acudir debes informarte sobre cuáles son los salarios medios que se cobra allí por ese puesto. De este modo, te vas a asegurar de no pedir ni mucho, ni poco.

Después, debes conocerte a ti mismo y lo que eres capaz de ofrecer. No menosprecies tu trabajo, pero tampoco pidas un salario desorbitado. Lo mejor es averiguar lo que suele cobrar la gente con tu experiencia y formación y pedir una cifra similar.

Una vez que llegues a la entrevista, ve tranquilo y no saques el tema de golpe. Si hablas del dinero rápidamente, parecerá que sólo te interesa la parte económica y podrías ser descartado. Es más, muchas veces debes esperar a que el entrevistador saque el tema. Además, en cualquier caso debes ser amable y educado.

Muchas veces, el reclutador te ofrecerá una oferta laboral directamente. Muchas personas aceptan sin más y esto es un error. El entrevistador casi siempre te va a ofrecer menos de lo que vales para ahorrar costes a la empresa o porque espera que negocies.

Si no estás conforme con la cifra, lo mejor es negociar y conseguir algo más. En el caso de que no consigas una oferta económica, puedes tratar de conseguir otras cosas que igual te benefician, como vacaciones, formación, horario flexible o seguro médico privado. Muchas veces, no todo es cuestión de dinero.

En cualquier caso, debes saber venderte bien, pues la empresa debe obtener beneficios contigo. Cuando negocies tu salario, lo debes respaldar con argumentos acerca de tu valía y de tu experiencia.

En el caso de que llegues a un acuerdo o que te ofrezcan directamente lo que quieras, acepta la oferta inmediatamente, para cerrar la incorporación lo antes posible. En el caso que necesites pensarlo mejor, no tardes mucho, pues podrían venir competidores.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...