Cómo evitar parecer nerviosos en una entrevista de trabajo

Para disimular nuestros nervios ante una entrevista de trabajo debemos intentar hablar de forma clara y concisa, mirando a los ojos al entrevistador y sin manipular objetos con las manos.

Cada vez que nos presentamos a una entrevista de empleo, intentamos transmitir la mejor imagen posible de nosotros al entrevistador o entrevistadores. Hay factores que podemos controlar, como el peinado, el afeitado en el caso de los hombres y el maquillaje en el de las mujeres, la ropa que llevamos, etc.; pero si hay un elemento incontrolable y que puede jugarnos una mala pasada, son los nervios. A continuación, vamos a ver algunos consejos para disimular los nervios en una entrevista de empleo:

  • El sudor: empezamos con la reacción nerviosa más difícil de controlar, aunque en momentos de estrés es normal que surjan reacciones fisiológicas de este tipo. No podemos dejar de sudar de forma voluntaria, pero si que podemos utilizar objetos como un pañuelo en el bolsillo con el que nos secaremos las manos con disimulo. La clave pasa por evitar que se noten, por lo que podemos ir con chaqueta para evitar que el entrevistador los vea o utilizar un buen desodorante que no transpire.
  • Las manos: muchas veces, de forma inconsciente, nos tocamos la cara, nos pasamos la mano por el pelo o jugueteamos con un papel, el currículum que vamos a entregar o un bolígrafo. Esto es una muestra de inseguridad, ya que puede entenderse como un escudo ante el entrevistador. Hay que evitar esos gestos, lo que no significa quedarse inmóviles. Podemos practicar ante el espejo posturas en las que nos sintamos cómodos, y utilizar las manos en movimientos rápidos y agresivos, que demuestran seguridad.
  • El habla: los nervios se pueden manifestar de dos formas. La primera es hablando rápido, a veces con frases inconexas; la otra es hacerlo lentamente, con frases eternas, un uso excesivo de muletillas e incluso tartamudeando. La mejor forma de controlar estos nervios es ensayando y hablar en público, por ejemplo, ante amigos o familiares. En nuestras respuestas debemos intentar utilizar un tono de voz claro, fuerte y pausado, y el lenguaje tiene que ser correcto y educado, prescindiendo de las muletillas y conciso, lo que transmite confianza.
  • La mirada: una persona que nos mira a los ojos cuando nos habla nos transmite más confianza que otra que lo hace mirando al suelo, al techo o que nos mira fijamente, sin parpadear, o con un parpadeo excesivo. Esa norma es básica en la entrevista laboral, por lo que deberemos aplicarla. Sin embargo, nos puede poner nerviosos y conducir a situaciones como las que hablábamos anteriormente, así que debemos recurrir al vídeo y al espejo para practicar, fijarnos en nuestras reacciones y corregir errores.

Vía: Infoempleo

Foto: bpsusf

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...