Cómo apuntarse al paro por primera vez

Si te vas a apuntar al paro por primera vez basta con que vayas a la oficina de empleo que te corresponda, sin pedir cita previa. Estar inscrito da acceso a ofertas de empleo y cursos de formación.

A stressed business woman looks tired  she answer telephones in her office

Todos los meses hablamos del paro registrado, las estadísticas de desempleo, etc.; y siempre hablamos del número de inscritos en el SEPE, una cifra de parados que siempre está bastante por debajo de los desempleados que da la EPA, la Encuesta de Población Activa. Esto se debe a que los parados inscritos en el SEPE deben hacer precisamente eso, apuntarse al paro, mientras que la EPA también cuenta a la gente que busca trabajo pero no está registrada como tal en el SEPE. ¿No sabes cómo apuntarte al paro? Te lo explicamos en este post.

Dónde apuntarse al paro

Aunque los datos oficiales de desempleo los da el SEPE, los únicos que deben inscribirse en las oficinas del Servicio Público de Empleo Estatal son los residentes en Ceuta y Melilla. Cada comunidad autónoma cuenta con su servicio público de empleo, y es allí donde hay que apuntarse al paro: el Portal de Empelo de la Comunidad de Madrid, el SOC catalán, el SAE andaluz, el SERVEF valenciano, el SOIB en Baleares, Lanbide en Euskadi, Sepecam en Castilla-la Mancha… en cada comunidad tiene su nombre, pero la función es la misma.

Para apuntarse al paro no hace falta pedir cita previa, basta con presentarse en la oficina que te corresponda (las puedes consultar aquí) según tu lugar de residencia con el DNI, la tarjeta de la Seguridad Social y los títulos académicos que tengas. Si no tienes la nacionalidad española también debes presentar el permiso de trabajo y/o de residencia. En la oficina de empleo abrirán una ficha con tu perfil profesional, el nivel de estudios y la especialidad en que te formaste, de ahí la necesidad de llevar toda esta documentación.

Como ves, inscribirse en el paro por primera vez es muy fácil. Otra cosa es si conseguiste tu primer empleo sin haberte apuntado antes al paro, y te vas a dar de alta una vez finalizado el contrato (porque finalizaba o por despido). Al haber derecho a prestación sí que hay que pedir cita previa al SEPE. Tienes 15 días naturales (sábados, domingos y festivos no cuentan) para hacerlo, si se te pasa el plazo perderás esos días a la hora de cobrar el subsidio.

Antes hay que darse de alta, que te abran la ficha con el perfil profesional, aunque en la mayoría de comunidades puedes hacer los dos trámites a la vez. Además de la documentación que decíamos antes, para darse de alta tras el despido también hay que aportar el libro de familia y el certificado de empresa, un documento que a veces es problemático. Allí aparecen detallados la fecha de baja laboral o la razón, y aunque las empresas lo suelen enviar al SEPE a veces tienes que llevarla en mano.

Por qué apuntarse al paro

Hablamos de apuntarnos al paro por primera vez. La mayoría de los recién apuntados son lo que se denomina “colectivo sin empleo anterior”: jóvenes salidos de su periodo de formación, amas de casa que deciden dar el salto al mercado laboral, etc. Son perfiles que en ningún caso tienen derecho al subsidio, así que pueden caer en el error de no apuntarse para no tener que estar pendientes de renovar las tarjeta cada mes, porque como muchos españoles no confían en el SEPE para encontrar empleo o por simple desconocimiento de que se pueden apuntar.

Sin embargo, apuntarse al paro tiene muchas ventajas más allá de los subsidios. La tarjeta en la que figura que somos demandantes de empleo es la única que puede certificar nuestra situación de desempleo, y es obligatoria para optar, por ejemplo, a las ofertas de empleo que se gestionan en estos servicios públicos de empleo. Muchas veces las ofertas que llegan desde la administración para participar en sus programas de empleo incluyen en sus requisitos que el participante lleve cierto tiempo registrado como demandante de empleo.

Otra posibilidad que nos abren estas tarjetas son los cursos de formación. Cada cierto tiempo, las oficinas de empleo público organizan cursos de formación para desempleados que les permiten seguir formándose, aumentar su campo de conocimiento y, en definitiva, ofrecerles nuevas habilidades para facilitar su contratación. Y aunque parezca una tontería, en algunos abonos de transporte público como el autobús o empresas de ocio como cines también hay descuentos para desempleados.

Las obligaciones del desempleado

Inscribirse al paro implica también una serie de responsabilidades. La primera es renovar el paro periódicamente, algo que se puede hacer por internet. Normalmente se renueva cada tres meses, aunque tras cada renovación te darán la fecha. También deben buscar empleo de forma activa y presentarse ante el SEPE o el servicio de empleo autonómico cuando se le requieran. También debe cubrir las ofertas de empleo que le facilite el SEPE, presentando el justificante en la oficina de empleo.

Ya hemos dicho que la formación era una de las ventajas de estar inscrito en el SEPE, así que también hay que presentarse en los cursos, acciones de inserción, etc. que organizan los servicios de empleo. Ya para acabar, el desempleado debe informar en la oficina de empleo de sus cambios de situación, desde un cambio de domicilio (en España o en el extranjero) hasta bajas médicas o las posibles variaciones en el número de hijos. En cualquier caso, todo esto te lo explicarán en la oficina del paro.

Más información: SEPE

Foto: © stokkete

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...