Así debes mencionar tus puntos débiles en las entrevistas de trabajo

Generalmente, las personas tienen puntos débiles por los que se les pregunta en las entrevistas de trabajo. Si eso te ocurre a ti, debes decir que estás trabajando por mejorarlos, además de recalcar que no tienen importancia para el trabajo y que se compensan con tus fortalezas

puntos débiles entrevista de trabajo

Por muy bien preparados que estemos, sabemos que una mala entrevista de trabajo puede mandar al traste nuestra oportunidad laboral. Por ello, siempre estamos preparando las entrevistas, estando atentos ante cualquier pregunta que nos pueda hacer el entrevistador.

Eso sí, nadie es perfecto y el entrevistador lo sabe, así que es posible que te pregunte por algunos puntos débiles de tu currículum. Mucha gente se bloquea y no sabe ni qué decir, pero hoy aprenderás cómo resolver estas objeciones y tener así más posibilidades de conseguir el trabajo.

Trucos para mencionar tus debilidades

Como estamos en España, es posible que muchas personas no tengan un buen nivel de inglés. Si es tu caso, abstente de mentir y no pongas el clásico «inglés nivel medio» en el currículum. Simplemente evita el tema, pero si te lo saca el entrevistador, dile la verdad, aunque recalca que te estás esforzando en mejorar tu nivel.

Aunque no suele ser habitual, también puede ocurrir que te pregunten con respecto al último empleo. Muchos entrevistadores quieren saber si fuiste despedido, para ver si eres alguien problemático. En cualquier caso, no debes hablar mal de tu antigua empresa, aunque hayas tenido problemas con tus compañeros o con algún encargado.

En este caso, depende mucho de las razones por las cuales has salido de la empresa. Si te han despedido, puedes hablar de recortes de personal debido a una crisis económica, es decir, algo que no tiene nada que ver contigo. En el caso de que hayas dimitido, puedes decir que buscabas nuevos retos y que sentías que tu etapa en esa empresa terminó. Eso puede ser visto como algo positivo, ya que te pondrá como alguien ambicioso.

Otra debilidad clásica es la de los meses sin trabajar. En algunas ocasiones, dejamos de trabajar durante varios meses o años, debido a diversos factores. En este caso, debes tratar de rellenar esos huecos como sea, diciendo que durante esos años estuviste haciendo formación o aprendiendo algo productivo. Así mismo, puedes omitir cierta información, poniendo solamente años en el currículum y no los meses, algo que hará parecer que no llevas tanto tiempo desempleado.

En realidad, existen muchas debilidades que puedes tener, ya que eres humano. Sea cual sea, debes mostrar que las debilidades no van a afectar en tu nuevo trabajo, aunque sí debes recalcar que estás trabajando por cambiar y ser mejor. Además, recalca tus fortalezas y su utilidad para la compañía.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...